septiembre 1, 2021 In Tributario

¿Puedo desgravar la hipoteca en la Declaración de la Renta?

Una de las grandes preguntas cuando hacemos la declaración de la renta de nuestros clientes la de si es posible desgravar la hipoteca. El caso es que ya se eliminó la deducción estatal de hipotecas, aún así, en algunos casos aún se puede desgrabar la hipoteca de la Declaración de la Renta.

Como asesoría en Granada te contamos cuáles los requisitos para desgravar hipoteca de vivienda habitual y los tipos de desgravación para hipotecas.

Hipotecas anteriores a 2013

La desgravación estatal aplicada a las hipotecas por la compra de la vivienda habitual se eliminó en 2013. No obstante, si adquiriste la vivienda antes del uno de enero de 2013, podrás seguír beneficiándote de esta deducción del IRPF en la Declaración de la Renta.

En estos casos, los requisitos para poder desgravar la hipoteca en la Declaración de la Renta son los siguientes:

  • El importe de la hipoteca debe haberse destinado íntegra y exclusivamente para la compra de la vivienda.
  • La vivienda hipotecada debe ser considerada un bien inmueble. Se consideran bienes inmuebles o bienes raíces aquellos que no se puedan mover, como puede ser una casa, edificio o terreno. En cambio, los bienes muebles son los que tienen movilidad, como vehículos o casas móviles. En estos últimos casos, los préstamos hipotecarios no podrían desgravarse en la declaración de la renta.
  • La vivienda que está hipotecada debe ser la vivienda habitual. La AEAT cataloga como vivienda habitual a efectos de la Renta también las plazas de garaje que se encuentran en el mismo edificio y que se adquirieron durante la compra de la vivienda (hasta un máximo de 2 plazas de aparcamiento).

La deducción que se aplica a las hipotecas es del 15%, hasta llegar al límite de 9.040 €. Algunos de los gastos que se pueden incluir cuando se accede a la desgravación de la hipoteca, son el capital amortizado, los intereses satisfechos y los gastos derivados de la hipoteca (seguros de vida o del hogar)

Por otro lado, cada Comunidad Autónoma tiene sus propias desgravaciones, que no están sujetas a la ayuda estatal.

Hipotecas modificadas

Las hipotecas de viviendas habituales que cambiaron las condiciones de su préstamo, y que se definen como hipotecas modificadas, no variarán respecto a los impuestos. Así que estos requisitos que acabamos de explicar también son válidos para estos casos, siempre que las hipotecas se hayan formalizado antes del 2013.

Así que si has modificado las condiciones de la hipoteca hace poco podrán deducir la hipoteca de la renta por adquisición de vivienda habitual.

También tendrán derecho a desgravación los siguientes supuestos:

  • Si se amortizaron los pagos, se aplicará la desgravación sobre lo que se pagó para la amortización
  • Si se ha adelantado capital con un reembolso anticipado
  • Se ha hecho una subrogación de acreedor trasladando el préstamo a otro banco
  • Si se ha pactado una modificación con una novación

En cambio, no se podrá desgravar cuando:

  • La modificación de la hipoteca está relacionada con la ampliación de capital

En este caso, lo que se deduzca no se aplicará sobre lo amortizado.

Gastos sujetos a desgravación

Antes de llegar a la base máxima de 9.040 euros al año de desgravación, se podrán incluir las diferentes costas relacionadas con la hipoteca. Aquí entran:

  • Importe pagado en cuotas
  • Lo que se pagó en concepto de productos asociados como seguros de vida u hogar que se adquirieron junto al préstamo.
  • Pagos por amortizaciones anticipadas

Conclusión

¿Conocías esta información? En Márquez Robles Abogados contamos con los mejores asesores en Granada para saber qué desgravar cuando compras o vendes una vivienda.

Además, como asesores Granada, nos encargamos de hacer tu declaración de la renta para que puedas ahorrar al máximo.

Leave a Reply