octubre 6, 2021 In Tributario

La Amortización Fiscal Como Gasto Deducible

Evitar los errores de los autónomos que aumentan la factura con Hacienda o saber cómo pagar menos irpf siendo autónomo son dos formas de ahorrar como trabajador por cuenta propia. Pero en esta ocasión nos centramos en una tercera vía para mejorar nuestro beneficio: La amortización fiscal como gasto deducible. ¿Te suena?

Recuerda que contar con un buen asesor fiscal te permitirá estar al tanto de las distintas opciones para ahorrar como autónomo y beneficiarte de las diferentes subvenciones y ayudas disponibles.

¿En qué consiste la amortización fiscal?

La amortización es un registro que se hace para dejar constancia del desgaste que sufren los bienes que se emplean en el trabajo, a causa del desarrollo de la actividad económica del trabajador.

La amortización fiscal se basa en la cantidad económica que se destina a compensar la depreciación que ha sufrido un bien como consecuencia de su uso en el desarrollo laboral. Se conocen como activos amortizables porque pueden deducirse de tu declaración.

Los activos se empiezan a amortizar desde que comienzan a ofrecer un servicio a la actividad empresarial del autónomo. La amortización terminará cuando la suma de las cantidades que se amortizan cada año alcancen el valor inicial del bien.

¿Qué activos pueden amortizarse?

Pueden amortizarse los siguientes tipos de bienes:

  • Los bienes que formen parte del inmovilizado material de un negocio (equipos informáticos, elementos de transporte, etc). Son bienes inmovilizados cualquier activo que contribuye al desarrollo de una actividad empresarial durante más de un año y no está en venta.
  • Cualquier tipo de bien inmovilizado cuyo valor disminuya con el tiempo y el uso. Ya sea que se deterioren por causas naturales, o por otras (excepto las exclusivamente monetarias). Son activos que requieren que en algún momento se invierta en su reparación o conservación y que aún así siguen perdiendo valor.
  • Inmovilizado intangible que se utilice en la actividad empresarial (por ejemplo la licencia de un taxi, aplicaciones informáticas, etc).
  • Edificaciones o maquinaria que sean propiedad del autónomo y estén afectadas al negocio

Requisitos para deducir una amortización fiscal

El primer requisito es que el bien que se quiera deducir se considere bien de inversión. Para ello debe tener al menos un año de antigüedad en el negocio. A raíz de esto, según Hacienda se dan tres requisitos para la amortización fiscal como gasto deducible:

  • Que el bien de inversión se pueda romper o desgastar por el uso que se hace de él en el desarrollo de la actividad económica.
  • Bienes con obsolescencia programada o que se hayan quedado obsoletos y no sea posible utilizarlo de forma correcta.
  • Que se haya hecho un registro con las fechas del momento de inicio del proceso de amortización de cada uno de los bienes de inversión que se quieran amortizar.

Calcular la amortización fiscal como gasto deducible

Para saber qué cantidad puedes deducirte como autónomo, primero debes conocer cómo calcular la amortización de un gasto deducible.

La forma más común de conocer esta información es consultando la tabla de deducción de las amortizaciones.

Con esta tabla puedes comprobar qué porcentaje del valor de la adquisición puedes amortizar por año y en cuántos años puede hacerse.

Ejemplo de cómo amortizar un bien deducible

Vamos a poner el ejemplo de que quieras amortizar un horno que te costó 30.000€ y que usas todos los días en tu laboratorio dental.

En primer lugar debes tener en cuenta los años que llevas con la máquina, supongamos que tres. Luego comprueba en la tabla de amortización el tanto por ciento del coste de la adquisición que puedes amortizar. Vamos a decir que un 18%.

Ahora calculamos:

30.000 € x 18 y el resultado lo dividimos entre 100. El resultado son 5.400 €

Asesoría para autónomos en Granada

¿Te interesa este tema? En Márquez Robles Abogados contamos con un los mejores expertos y asesores autónomos Granada. Te asesoramos para que puedas reducirte la amortización fiscal como gasto deducible, de los bienes de tu negocio susceptibles de amortización.

Leave a Reply